ENTENDIENDO EL ROL DE LA PROTECCIÓN IGNÍFUGA PRIMARIA VERSUS LA SECUNDARIA

Los ingenieros y técnicos de seguridad del trabajo tienen una misión muy importante al determinar el tipo de prenda ignífuga que su equipo necesita utilizar.  Antes de elegir la marca de la tela y la confección, es necesario determinar si las actividades realizadas implican protección ignífuga de riesgo primario o secundario y, de esta forma, implementar el mejor EPP para la realización de estas atividades.

Hay grandes diferencias en los niveles de protección primaria y secundaria, así que necesitamos primero definir lo que cada una significa.

  • La prenda para la protección de riesgos primarios es proyectada para proteger contra un riesgo conocido existente o enfrentar dicho riesgo. La prenda para el riesgo primario es utilizado intermitentemente, lo que quiere decir, que es colocado cuando el riesgo está presente.  Como ejemplos podemos citar: overoles, prenda para altas temperaturas aluminizada, prendas para el combate de incendios y otros EPPs como lentes de seguridad, cascos, protectores faciales, delantales, protectores auditivos y guantes.
  • La prenda para la protección de riesgos secundarios es proyectada para el uso contínuo durante la jornada de trabajo. Su principal función es la protección para riesgos inesperados como: arco eléctrico, fuego repentino, salpicaduras de metal fundido, desechos de soldadura. Estos riesgos pueden ocurrir en cualquier momento durante la jornada laboral, son riesgos intrínsecos de las atividades realizadas. Como ejemplos de ítemes de vestuario ignífugo para riesgos secundarios podemos citar: pantalones, camisas, overoles y capuchas.

Entender la tarea mencionada y la gravedad de los riesgos es esencial para determinar si la protección ignífuga secundaria es adecuada o si la protección primaria es necesaria.

Vamos a analizar las principales diferencias de la protección ignífuga primaria y secundaria.

  1. La protección primaria es normalmente utilizada para una determinada tarea por un período limitado, cuando hay una mayor probabilidad de haber una exposición térmica. El combate a incendios es un excelente ejemplo. Una prenda ignífuga para un riesgo primario también puede ser necesaria si hubiera una tarea de exposición en potencial que represente un evento térmico mayor o más grave, por ejemplo la utilización de prendas para altas temperaturas en ocupaciones que suponen altas temperaturas como siderurgia, metalurgia, soldadura y hornos.
  2. En general, la protección ignífuga primaria no puede ser usada por un largo período de tiempo debido a las preocupaciones con el estrés térmico. La prenda ignífuga primaria es típicamente diseñada con telas que no son transpirables y generalmente utilizan múltiples capas de telas, de modo que pausas frecuentes son necesarias para permitir que el cuerpo se refresque.
  3. Ya, la protección ignífuga secundaria, es proyectada para un uso contínuo en situaciones en que las exposiciones térmicas son accidentales y de corta duración, como en trabajos en equipamientos eléctricos donde podría ocurrir un arco eléctrico. La principal diferencia es que si una exposición ocurriese, se debe preparar para disminuir la gravedad de la lesión.

Sin embargo, algunas tareas ni siempre son claras. El trabajo envolviendo metal fundido por ejemplo, puede generar dudas a la hora de determinar cuál sería la prenda (primaria o secundaria) más apropriada.

En situaciones complicadas, considere la gravedad de la exposición en una determinada tarea. Por ejemplo, ¿De cuánto metal fundido la prenda deberá proteger al trabajador? ¿Esa exposición de metal fundido podrá carbonizar la capa de tela y causar quemaduras? Para tareas que involucran soldadura leve donde no hay mucho riesgo o gravedad de exposición, la protección secundaria puede ser una opción.  Mientras, en una exposición cuando se está vertiendo metal fundido probablemente exigiría protección primaria.

Hay tres cosas importantes para tener en cuenta que ayudarán a determinar cuál es el tipo de prenda ignífuga que podrá ser usada para una determinada tarea y para un determinado ambiente: la probabilidad de incidentes de la exposición al metal fundido, la capacidade que tenga la tela de soportar el metal fundido y la potencial cantidad al metal fundido que el colaborador estará expuesto. Debe ser siempre evaluado en una situación real, simulacros en campo con telas y prendas para tener certeza de su efectividad.

Un análisis de riesgo criteriosa conducida por gerentes e ingenieros de seguridad calificados y especializados es el camino más indicado para determinar si se debe utilizar una prenda primaria o secundaria.

Independiente de la tarea en cuestión, ingenieros y técnicos de seguridad de una organización siempre deben proporcionar un ambiente de trabajo seguro utilizando los variados métodos de análisis de riesgo, disminuyendo la probabilidad de casos de incidentes de origen térmica y atenuando o eliminando las lesiones a través del uso adecuado de la protección primaria o secundaria.

Nuestro equipo está listo para ayudarlo en estos casos. Para mayores detalles, entre en contacto hoy mismo con la Westex by Milliken.

One thought on “ENTENDIENDO EL ROL DE LA PROTECCIÓN IGNÍFUGA PRIMARIA VERSUS LA SECUNDARIA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Please solve the equation below: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.